La HAGC cede un desfibrilador a los agentes de la Guardia Civil que actúan en el paso fronterizo entre España y Andorra

 

La Aduana de La Farga de Moles, paso fronterizo entre España y Andorra, tiene instalado desde hoy un desfibrilador portátil automático que permite a los agentes de la Guardia Civil de resguardo fiscal atender cualquier episodio cardíaco de los viajeros que diariamente transitan por este punto. En total, se registra un tráfico diario de 12.000 vehículos ligeros y 350 vehículos pesados.

El presidente de la Hermandad de Amigos de la Guardia Civil, Eduard Montoliu, ha participado en el acto, presidido por el general Jefe de la VII Zona, Pedro Garrido, quien ha aplaudido una iniciativa que permite a los agentes de la Benemérita que actúan en dicho desplazamiento cuidar de la salud cardiovascular de los ciudadanos.

La HAGC y la Fundación España Salud son los promotores del proyecto “Cuarteles y comisarías cardioprotegidos”. Desde que en 2015 se impulsó esta iniciativa, en un acto presidido por el entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, se han instalado desfibriladores a la Guardia Civil en Cataluña, Comunidad Valenciana, Andalucía y se ha cedido un dispositivo a la Dirección General de la Guardia Civil.

Los comentarios están cerrados.